¿Qué objetos nos hacen singulares? Si la elegancia pudiera imitarse perdería el poder casi mágico que la lleva a la admiración

By abbiepearl | Comments: 0 | 31 diciembre, 2017

Cada una de nosotras somos, principalmente, recordadas por cuanto nos distingue frente a las demás por lo que nos diferencia del resto y que constituye nuestra personalidad singular y única. Por definición, no toda mujer es elegante, y quizá sólo un ínfimo número lo sea si la mujer elegante constituye siempre una edición inimitable por su arrolladora e inigualable personalidad. De forma que si la elegancia pudiera imitarse perdería el poder casi mágico que la lleva a la admiración, la seducción y la cotización. Por este motivo no podemos reducir el concepto de elegancia a la mera definición clásica del atributo de ser excepcionalmente bello y sencillo. Como si la elegancia solo fuera un estándar de buen gusto.

Abbie-Pearl le guarda un gran respeto a la moda, ya que a través de sus pantalones joya nos ofrece una nueva visión del mundo y su patrimonio cultural. Le otorga significado a los abalorios de sus diseños y le atribuye valor al color y textura de sus tejidos invitándonos a descifrar el simbolismo oculto de algunos objetos culturales de extrema belleza. Abbie Pearl recupera así uno de los atributos más seductores del arte textil ensalzando nuestra personalidad femenina: impulsa la capacidad de las prendas para transmitir ideas, sueños, historias, sentimientos, experiencias, de generaciones en generaciones mediante símbolos. En el México antiguo, entre las mazatecas, la presencia de las mariposas estaba especialmente dotada de simbolismo. La mariposa se la identificaba como el alma que sale del cuerpo. Hoy perdura la tradición y una vez al año, el día de Todos los Santos, fecha en que hay más mariposas en toda la región, los mazatecos engalanan sus prendas decorándolas de mariposas. En Perú la mujer mazahua se valía de la riqueza decorativa de sus fajas para expresar su percepción del mundo. Varios grupos indígenas, como los quechuas las han utilizado para compartir secretos con generaciones futuras de gran valor cultural.

Pero, ¿Qué objetos nos hacen singulares? Tal y como ocurre hoy en día, desde el pasado se prestaba especial atención en el movimiento, pues reconocían en él un atributo fundamental de los elementos. Ahora bien, ¿Cómo se representaba el movimiento…? Las culturas del pasado el movimiento tenía un símbolo común cercano a la representación del Sol que se acompaña de otros para darle sentido a la composición, por ejemplo, el grupo mazahua lo tejía con la idea de representar el polvo que levantan los animales al caminar, el aire que juega con las nubes, o el fuego que danza al compás del viento. Hoy utilizamos tejidos vaporosos, patrones que enfatizan la textura de las telas para crear así movimientos únicos con cada paso que demos.

Abbie-Pearl recupera uno de los atributos más seductores del arte textil ensalzando nuestra personalidad femenina al confeccionar un número limitado de cada diseño como hacía en el pasado la mujer que confeccionaba su propia ropa para expresar ideas, sentimientos y en definitiva su percepción del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *