Las palabras que definen Abbie-Pearl

By admin | Comments: 0 | 12 septiembre, 2017

Esfuerzo, pasión e investigación son las palabras que definen Abbie-Pearl, la nueva marca de pantalones femeninos inspirados en los grandes hitos del patrimonio cultural mundial.  A través de nuestro blog compartimos conocimientos y curiosidades de la distinción indumentaria. Pablo Pena en la Revista Española Investigaciones Sociológicas (98/02 pp. 107-121) escribió lo siguiente: El común de la población comparte una indumentaria que en el lenguaje vulgar se denomina “clásica” que significa en realidad ajuar limitado a aquellos artículos de vestir sobradamente conocidos: el grueso de la población se somete a un mismo código indumentario en un tiempo y lugar determinados. La adherencia a la moda predominante nos revela que el sujeto o bien sabe poco de ropas y se acomoda en lo frecuente por temor a dar la nota, o bien, aunque conoce la multiplicidad indumentaria, acepta el código más democrático temeroso de que al destacar por su apariencia menoscabe el lucimiento de otras cualidades que aprecia en mayor grado (por ejemplo, sus virtudes intelectuales.

Por fin, en la posmodernidad, las cosas han variado hacía un nuevo rumbo y las mujeres ansiamos de nuevos  símbolos vestimentarios diferentes al ya anacrónico vaquero, un pantalón marchito para recuperar otras huellas de juventud: un cutis natural, un cuerpo trabajado, un pelo cuidado y por ende un dominio exquisito de nuestra personalidad a la que se pliegan los años y experiencias vividas.  Salud es belleza, decía Oscar Wilde, y como mujer nos preocupamos cada vez más por establecer hilos conductores entre belleza, salud y personalidad considerando nuestra forma de vestir como una nueva condición de distintivo personal.

Abbie-Pearl  selecciona el pantalón femenino por ser la prenda que ha vestido todos los movimientos transgresores que construyeron la emancipación de la mujer  como símbolo de poder y de fuerza. Según Descampes (Psicología de la moda, 1979), la entrada del pantalón al guardarropa femenino se hizo poco a poco: primero las niñas, después las adolescentes, después las jóvenes, las maduras, y hoy hasta las ancianas lo usan.  Pero su extensión a un público mayoritario, su eclosión no llegará hasta que es adoptado e por la alta costura y el pret a porter, en gran parte gracias a Yves Saint Laurent, que en 1966 lanza el esmoquin femenino. El diseñador consideraba que la libertad y la igualdad no se compran con un calzón, sino que «son un estado de ánimo». De esta manera Abbie-Pearl, a través de sus cuatro colecciones: HISPANIA, PAISES DEL MUNDO, VANGUARDIAS y  MODERNISMO  crea diseños inspirados en referentes históricos y culturales pues nada eleva más el ánimo que toda la energía emocional, creatividad, pasión, conocimiento, optimismo y diversión derivado de los más evidentes testimonios del patrimonio cultural mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *